Cuando se llega a la cima de Monte Perdido

Momento de descanso en la cima
Como a Ana le embarga la emoción, he decidido divulgar yo la «hazaña» que protagonizó el pasado fin de semana. Llegó a la cima del Monte Perdido formando equipo con su hermano Rafa., su sobrino David y Quique, cuñado de Rafa y llegado desde Mahón para esta experiencia pirenaica.
Disfrutaron mucho, se cansaron lo necesario y, al final, todo el grupo estaba sartisfecho por lograr la cima de tan emblemática montaña. Era el primer tres mil de Ana. Y lo era también para David y Quique.

No hay comentarios :

Publicar un comentario