Trenes, mulos y tejidos de calidad en la Huesca de 1893



Estación de Santa María y La Peña, en la línea Huesca-Jaca

La entrada en servicio de la línea Huesca-Jaca en 1893 tuvo repercusiones inmediatas en la vida económica oscense. La feria de ganado para San André se organizó de otra manera y la posibilidad de viajar «cómodamente en tren » afectó,  incluso, al sector textil de calidad. Así lo aseguraba El Diario de Huesca en su edición del 14 de noviembre de 1893:

Movimiento de viajeros

Los trenes procedentes de Jaca y Sabiñánigo vienen en estos días sobrecargados de viajeros de la montaña, y de algunos franceses, que llegan a Huesca con objeto de ir preparando alojamiento para el ganado mular que han comprado en la feria de Pau, y en otras regiones de la vecina nación.

A pesar de ello, toda la mañana hemos visto que entraban mulares en abundancia que no han utilizado la nueva vía.

También hemos oído asegurar que son muchas las señoras acomodadas de la alta montaña que, aprovechando la primera ocasión que les depara el poder hacer el viaje cómodamente en tren, piensan visitarnos con motivo de la feria, cosa que encontramos a todas luces natural y muy procedente.

No hay comentarios :

Publicar un comentario