Llega la luz a Bara

Los postes de la luz forman parten del paisaje en Bara
Esta semana es actualidad que un satélite se ha posado en un asteroride. Me parece. La gente urbana no concibe la vida sin la última tecnología en su móvil y saber si alguien ha recibido o no un mensaje es algo polémico. Impresionante. Pero resulta que en un pequeño valle del Prepirineo, la noticia es que llega la luz.

Casi no quedan habitantes para celebrarlo. Al menos que lo puedan hacer de forma permanente. Estas pequeñas localidades de las sierras exteriores sufrieron la despoblación en la década de los 60 del siglo pasado. Casi no queda habitantes permannetes. Ahora abunda la segunda vivienda, el turismo rural y el deporte de aventura. Aventura ha sido vivir en estos pueblos a lo largo de los silgos, hasta que llegó un momento en que no aguantaron más el aumento de su distancia con la tierra llana y marcharon dejando atrás historias, sentimientos, trabajos y sufrimientos.

Ahora llega la luz. Bien venida sea. Esta semana se veían trabajadores de una empresa instalando el cableado en Bentué de Nocito, Used y Bara. Aquí se acaba el asfalto y la vida. La sierra de Guara es tan grande que puede acumular todo el silencio que queramos. Esta foto, por cierto, está hecha con un teléfono móvil, pero no la he podido enviar a nadie al hacerla porque aquí no había cobertura para estos artilugios, Si llega la luz, tal vez llegue un repetidor de señal. Qué más puede llegar. ¿La voz de unos niños?

No hay comentarios :

Publicar un comentario