Las cintas se trenzaron en la plaza del Ayuntamiento de Tarbes

Resultaba curioso ver a los danzantes de Huesca en las calles de Tarbes en medio de una tarde muy nublada y húmeda, lejos del sofocante calor de la mañana de San Lorenzo en Huesca. El tiempo estuvo a punto de gastarles una mala pasada y unas gotas antes de la cabalgata en la que participaron hizo pensar a más una persona que la cosa  podía ir mal. Pero no fue así. Los danzantes de Huesca protagonizaron la cabalgata de las fiestas de Tarbes, celebrando este domingo, día 22, los 50 años de hermanamiento entre la capital de los Altos Pirineos y la capital del Alto Aragón. Curiosa cabalgata en la que, entre las carrozas, aparecía una con las oscenses pajaritas y niños vestidos de blanco y verde.

Los niños de Tarbes sonreían con su imagen de peñista oscense
Fue muy curiosa la presencia  en esta cabalgata gestiva de un nutrido grupo de motoristas y una buena muestra de vehículos históricos.

Ocupantes de uno de los vehículos convenientemente integradas en la época del "utilitario"
Pero desde el punto de vista oscense, lo más llamativo fue la presencia de la Banda de Música de Huesca, impecable como siempre, y nuestros dances. En medio de la cabalgata, ver el palo de las cintas recortado sobre la fachada del Ayuntamiento de Tarbes, no dejaba de tener su curiosidad.

El vals de las cintas llegaba a su ecuador y el palo estaba trenzado

Los danzantes fueron desgranando cada uno de los dances sufriendo el calor húmedo que se había adueñado de Tarbes. Los habitantes de la ciudad gala seguían con interés sus evoluciones por el centro de la ciudad.

Palos, espadas y cintas fueorn dueños de las calles de Tarbes
La cabalgata acabó en la plaza donde estaban las casetas que protagonizan la fiesta en Tarbes y allí repitieron todas y cada una de las danzas. El círculo humanos en torno a nuestros danzantes era grueso y el interés, patente.

Danza de los palos en la recta final de la cabalgata
Los danzantes de Huesca tienen una nueva fecha para su historia: la tarde del  22 de junio de 2014 en Tarbes. Y como mudo testigo de todo, la pajarita de Ramón Acín junto a la Casa Consistorial.


No hay comentarios :

Publicar un comentario