Sin periodistas, no hay periodismo. Sin periodismo, no hay democracia

Asistentes a la concentración (Foto Víctor Ibáñez)
Esta mañana, a las once, se ha desarrollado una concentración de periodistas en la oscense  plaza de Navarra con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa. Los asistentes hemos acudido convocados por la Asociación de Periodistas de Aragón (APA). Se ha leído un manifiesto que puedes leer tras estas líneas y se ha guardado un minuto de silencio en recuerdo de los periodistas secuestrados en el ejercicio de su trabajo y en memoria de los compañeros fallecidos. Poca asistencia, como es habitual en Huesca, pero no por eso era escaso el interés por dejar evidencia de lo que sucede en esta profesión y que repercute en quienes trabajan en el periodismo, pero que se transmite a toda la sociedad. El título del manifiesto por la libertad de prensa lo dice bien claro:


"Sin periodistas, no hay periodismo


Sin periodismo, no hay democracia

Asumiendo los principios de la proclamación por Naciones Unidas del "Día Mundial de la Libertad de Prensa", el 3 de mayo de 1993, con el que se reconoce una prensa libre, pluralista e independiente, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) hace hoy un llamamiento a los poderes e instituciones públicos y a la sociedad española para que defiendan y promuevan la libertad de prensa, como garantía imprescindible de la democracia.
En España coincide este momento con una grave crisis en el sector, que se ha traducido en los últimos cinco años en la pérdida de unos 11.000 empleos de profesionales del periodismo, el cierre de decenas de medios, el aumento del intrusismo, la precariedad laboral generalizada y el acoso de los poderes a la profesión periodística. 
Denunciamos la existencia de contratos de trabajo leoninos y ofertas de empleo indignas; la negativa de los gobernantes a asumir públicamente las explicaciones ante los ciudadanos, practicada reiteradamente con las convocatorias de prensa sin derecho a preguntas o la utilización política de concesiones de publicidad institucional o de licencias de radio y televisión.
No es menos grave la reducción de profesionales en las redacciones, las rebajas salariales y la sustitución de periodistas experimentados por becarios y contratados a los que se paga salarios indignos, y que difícilmente podrán resistir las presiones de los poderes si su puesto de trabajo pende de un hilo, o la aprobación por parte de las instituciones de instrucciones y normas que cercenan la libertad de expresión y el derecho de información.
Manifestamos nuestro más firme compromiso con la defensa de la libertad de prensa y entendemos que la mejor forma de fortalecerla es el ejercicio responsable del periodismo por los periodistas y los editores, basado en el estricto cumplimiento de las normas éticas y deontológicas y en valores como la integridad y el rigor profesional".
Poco comentario cabe tras estas líneas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario