San Cristóbal de Aniés

La ermita, mimetizada en la roca que la alberga

El tiempo seco es el mejor para ir a la ermita de San Cristóbal de Aniés si es el objetivo es conocer este eremitorio mimetizado en la roca que lo alberga. Si se quiere disfrutar del agua del barranco, el calendario se puede ampliar. El invierno, con hielo, o el tiempo muy lluvioso son mala época porque hay un último tramo que requiere bastante atención. Se puede llegar desde Aniés y la ermita de la Virgen de la Peña, o desde Bolea, por un sendero que discurre junto al río Sotón

Interior de la ermita
“San Cristóbal podría hundir sus raíces en el mundo hispano visigodo, aunque lo  más antiguo parece una pintura mural de los siglos XIII-XIV; es conjunto fundamental para la comprensión del fenómeno eremítico, acoplado a un marco natural bellísimo y aislado”. Este es el resumen que hace Adolfo Castán de la ermita de San Cristóbal en su libro “Lugares del Alto Aragón”, editado por DIARIO DEL ALTOARAGÓN en 2008.

La ermita está en el fondo de un barranco, con un pasiaje espectacular
Un excursión muy interesante, con muchos alicientes y un poco de atención en los últimos compases del acceso a la ermita rupestre de San Cristóbal de Aniés. No defraudará.



No hay comentarios :

Publicar un comentario