Cada vez estamos más lejos

El viento deshace las nubes
Por la mañana esuché por la radio a una persona que solamente encendía la luz para que su hija hiciera los deberes o para cocinar. El resto del día tiraba de velas. Y hablaba desde Huesca, no desde un punto lejano del tercer mundo. Por la tarde, en un bar cercano a casa, dos personas consumían el butano de una estufa en el velador de la calle porque necesitaban fumar mientras tomaban un café. Al día siguiente leí en la prensa que alguien había dejado sobre un contenedor de basura una barra de pan de un tamaño considerable y allí siguió todo el día. Cada vez estamos más lejos de nosotros mismos, no nos conocemos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario