El Moncayo desde la ermita de Aniés

Aniés en primer plano y el Moncayo, al fondo
El 6 de diciembre había niebla en el valle del Ebro. Llegaba hasta Bolea. Desde ahí, el sol brillaba y la mañana era espléndida. Una buena jornada para pasear. Por ejemplo, para subir desde Aniés a la Virgen de la Peña, la ermita colgada en una pared de las sierras exteriores del Prepirineo oscense. Subiendo, al otear el paisaje, surgía al fondo, como siempre que está despejado, la mole inmensa del Moncayo. Medio Aragón a tus pies. Impresionante.

No hay comentarios :

Publicar un comentario