Perros fotogénicos

Familia de canes que me recibió en Piedrafita de Jaca
Cuando llegas a una localidad pequeña a mediodía, lo normal es que sus habitantes estén comiendo. No hay nadie en la calle, excepto los típicos perros que alborotan, como si les fuera a vida en ello, al notar la presencia de un extraño. Bueno, no siempre. Este jueves, en Piedrafita de Jaca, esta pareja me recibió en el más absoluto de los silencios, posó con naturalidad para la foto y luego desapareció. El pequeño lo hizo solamente por un momento, ya que luego se acercó para provocar al visitante y que jugara con él, pero el turista se encontraba muy atareado haciendo fotos y declinó la invitación. El can lo entendió al cabo de un rato y se marchó por donde había venido. El pueblo se merece una tranquila visita.

No hay comentarios :

Publicar un comentario