El ñu oscense en el Serengueti a pie de sierra

Nubes y claros sobre el Serengueti oscense
Debo reconocer que utilizo los documentales de la sobremesa en la 2 de TVE para propiciar la reparadora siesta. Pero estos últimos días no logro mi propósito por culpa de un animal desgraciado como pocos: el ñu. Vive en el Serengueti tanzano y no gana para problemas. Protagoniza la trashumancia más grande del mundo animal, con más de un millón de cabezas. Serengueti arriba, Serengueti abajo. Pero siempre acaba cruzando el río Mara por el punto donde están los cocodrilos. Las cebras tienen rayas blancas y negras que dificultan la visión de sus enemigos, pero al ñu lo caza cualquier bicho, a poco animal que sea: hienas, guepardos, leopardos o los imprescindibles leones
He visto reportajes así desde hace años y estos de ahora confirman que el ñu no aprende.
En Huesca, una especie de Serengueti a pie de sierra, también logramos mantener los problemas vivos o no solucionarlos, que es lo mismo. La ciudad no logra crear un tejido industrial que fije una ciudad próspera, la gente joven tiene cada vez menos posibilidades de fijar su futuro en Huesca, pero el debare es si las bicis y los coches autorizados deben ir por aquí o por allá en la zona peatonal o el mismo perímetro de esa zona peatonal. Quitamos y ponemos semáforos, cambiamos sentidos de la circulación y premiamos con carriles bici en algunas calles, pero no enlazamos las calles Teruel y Juan XXIII para sacar tráfico del centro. Somos ñus repitiendo cada estación una trashumancia hacia la nada de la que regresamos más vacíos, pero lo importante es lo particular de cada uno. El cocodrilo sigue alimentándose mientras que el ñu oscense, que no ve más allá de su perímetro inmediato, languidece. Eso sí, tenemos restaurantes y confiterías de lujo.

1 comentario :

  1. Esperaba este tema con impaciencia y le forma de encararlo me ha parecido con mucha clase y estilo. Me gusta Julio

    ResponderEliminar