Felices fiestas

Danzantes de Huesca

Felices fiestas. El tiempo pasa y las citas se repiten. Llega San Lorenzo, la fiesta de la familia oscense. Esta es importante y lo ha sido siempre. Estos son algunos comentarios de gente con más conocimiento que el que esto escribe y que recogí para el Centro Raíces:
Antonio Saura, en Elegía (1988), establecía “una relación sentimental y lúdica” entre “la presencia vertiginosa de los danzantes laurentinos de Huesca” y su obra Elegía, el mural que pintó para el techo del hall interior de la Diputación Provincial.
Ramón J. Sender, en Monte Odina (1980), escribió que “entre las cosas más memorables y sugestivas que recuerdo están los dances de Huesca el día de San Lorenzo. La primera vez que los vi tenía mis 17 ó 18 años, y después de haberlos visto pasar, alucinado, corrí por las callejuelas adyacentes al Coso para esperar la procesión más adelante y volverlos a ver. Lo mismo hice dos o tres veces más”.
José Vicente Torrente, en El país de García (1972), apuntó que “si el año ha sido de parvas generosas, la provincia se vuelca en la capital con los giros de los danzantes y el sonoro batir de sus palos y espadas”.
Federico Balaguer, en El dance laurentino de Bizén d’o Río (1985), afirmó que es “una de las más felices expresiones del alma colectiva de nuestro pueblo”.
Pedro Lafuente, en Al calor de la cadiera (1996), hablaba de “los danzantes, esos mitos sencillos que chocan las espadas y con ellas hacen sentir viva la ciudad, dan muestra, con su lucha fingida, de que seguimos aquí, de que continuamos bregando, a nuestra manera, para que la ciudad perdure”.
Daniel Calasanz, en “Hortelanos” y huertas desaparecidos por la urbanización de Huesca (1987), dijo que “los danzantes de Huesca son la expresión viva de la fe de un pueblo hacia su patrón, hacia su hijo más predilecto, ¡san Lorenzo!”.
Finalmente, el periodista Víctor Pascual, en Diario del Altoaragón, 10 de agosto de 1988, concluía que “yo quiero creer, y de verdad creo, que en la mente de todo oscense funciona invisible, impalpable pero cierta y eficaz del todo, una innata banda sonora con la música de los danzantes de San Lorenzo como Leitmotiv”.

1 comentario :