Menos Google y más calle

Huesca

  
En la novela “Betibú”, de Claudia Piñeiro, hay dos personajes con un elemento común, ambos son periodistas, pero una diferencia abismal, uno está a punto de acogerse al retiro voluntario y el otro es un joven que empieza prácticamente su carrera laboral. La excesiva dependencia del segundo de las redes sociales a la hora de buscar o confirmar una información lleva al primero a pensar que “el pibe” necesita “menos Google y más calle”. Son dos perfiles bien diferentes en un mismo puesto de trabajo. Antes, la agenda de contactos telefónicos, el bar al que acudían según quiénes, un encuentro “casual”, el brujuleo callejero… Tiempo para buscar la información. Ahora, al parecer, lo importante es la visibilidad en las redes sociales. No obstante, como todas las fuentes son importantes, al final el "pibe" y el veterano trabajan juntos a las mil maravillas, enriqueciendo cada uno la noticia con su aportación personal. 
Por esta obsesión que hay en las nuevas generaciones con los canales tecnológicos para informarse, no deja de ser sorprendente el título de una entrada en una bitácora que divulgaba el grupo de 960 pixels en Facebook: “Ya no basta informar: Los periodistas tenemos que investigar e interpretar”. Lo afirmaba, según pude entender, una estudiante o una titulada por una universidad peruana. Bueno, si al final la gente joven llega a esta conclusión, habrá que consentir ese brujuleo virtual que se ha impuesto de un tiempo a esta parte. Al final, es lo de siempre: el trabajo bien hecho.



No hay comentarios :

Publicar un comentario