Una curiosa observación en la compra


Huesca, al pie de las sierras exteriores del Prepirineo


Había que comprar el segundo plato de la comida, así que acudí al supermercado a primera hora para no olvidarme luego. El caso es que la puerta no estaba todavía abierta. Lo hizo un par de minutos después. Mientras, era obligado mirar al resto de personas que estaban esperando. Fue curioso. Había una señora de mediana edad y seis varones de edad variada. También estaba en la puerta el habitual menesteroso saludando y pidiendo comida.
En el grupo en cuestión no sé si habría personas en paro que aportaban la compra en el reparto familiar de las tareas domésticas o quien acudía a primera hora para pasar desapercibido… o que tenía la mañana organizada y tocaba a primera hora la compra. La sonrisa de la señora al ver el acompañamiento que tenía al acceder al supermercado fue también algo curioso. Luego no hubo diferencias en la gestión. Casi llegamos al mismo tiempo a la caja. Eran compras menores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario