Junio, tiempo de la trashumancia en dirección al Pirineo



El rebaño a su paso por la calle Dola Sancha

Esta mañana, en torno a las ocho menos cuarto de la mañana, ha pasado por la calle doña Sancha un abigarrado rebaño ovino. Esta calle forma parte de una cabañera que une la tierra llanas y las sierras exteriores del Pirineo. Corderos y ovejas marchaban a buen paso camino de la montaña para pasar allí el verano con unos pastos y unas temperaturas mejores que los existentes por estas latitudes más meridionales. Esta práctica ganadera obtuvo en 2011 el reconocimiento como Bien de Interés Cultural Inmaterial
No es el primer rebaño que hace la trashumancia este año. Recientemente, según informó Diario del Altoaragón el 6 de junio, alrededor de 1.500 cabezas de ganado atravesaron el centro de la ciudad de camino al Pirineo. El rebaño llegó por la carretera de Zaragoza, discurrió por Martínez de Velasco, Cavia, Cabestany, Plaza de Santa Clara, Obispo Pintado, avenida de los Danzantes, cruzó Ramón y Cajal y llegó al Paseo de Lucas Mallada para dejar la ciudad tras tomar la carretera de Apiés.
El año pasado hubo dos episodios semejantes. También según informó Diario del Altoaragón,  un rebaño de1.300 ovejas y cien cabras de Carlos Orensanz, pasó por Huesca en su camino desde Callén al ibón de Ip, en Canfranc, para pasar el verano. El ganado entró en Huesca por la calle Alcañiz, Doña Sancha, Teruel, avenida de los Danzantes, Ramón y Cajal y Lucas Mallada, dirgiéndose a la carretera de Apiés. Orensanz declaraba al citado diario que llevaba veinticinco años realizando este camino, "desde que tenía 16 años, siguiendo la tradición familiar" de su abuelo y su padre. El rebaño iba a permanecer en el Pirineo hasta primeros de octubre o el Pilar, "en función del tiempo", y cuando las temperaturas bajaran, volvería sobre sus pasos hacia Callén.
El año pasado, también, una cabaña formada por 1.500 cabezas de ovino pasó por Huesca, Martínez de Velasco, Cavia, avenida de los Danzantes, Ramón y Cajal y paseo de Lucas Mallada, procedente de San Jorge y con destino San Juan de Plan, a donde llegará en unos doce días, según explicaba a Diario del Altoaragón el propietario del rebaño, Ernesto Ferrer. Era el segundo año que practicaba el pastoreo estacional. "Antes, explicaba Ferrer, subía el ganado en camión, pero con la crisis el año pasado ya empecé a llevarlo así". Desde Apiés, iría a Santa Eulalia, Belsué, Ibirque, Cuello Bail, Boltaña y Labuerda.

Una trashumancia en el siglo XVII

Juan Antonio Foncillas publicó en el ejemplar de Nueva España de 10 agosto 1968 un artículo titulado “La ruta de los pastores. De Huesca a Tramacastilla, pasando por Monrepós y Sabiñánigo”. Incluía datos de un documento fechado en 1655 y escrito por Diego Solano, pastor mayor del Concejo de Huesca, detallando su trashumancia en junio de ese año desde la capital oscense hasta el alto valle de Tena.
Foncillas menciona el paso de pastores y ganado por Hostal de Arascués, Arguis, La Foz, Monrepós, Escusaguás, Alavés, Estaún, Lanave, Hospitalet del Ferrero y el puente de Fanlo. Posteriormente, pasaba por Baranguá, Hostal de Ibort, Rapún y El Puente de Sabiñánigo, camino hacia el valle de Tena.

Rebaño en un camino de la Jacetania

No hay comentarios :

Publicar un comentario