Primaveras frías


Esconjuradero de Apiés


En la mañana de ayer parecía que iba a descargar una buena tormenta sobre Huesca y su entorno. En Apiés, sobre el esconjuradero y primera hora de la tarde, también dominaba el gris sobre el azul. Faltaba el mosen para recitar la plegaria adecuada para estos momentos. Pero esta primavera tan extraña que estamos sufriendo no es un hecho aislado en el clima oscense.
Serafín Casas Abad publicó en 1886 su obra "Guía de Huesca". En la introducción hablaba de diferentes asuntos relacionados con la ciudad y, entre ellas, el clima. Escribió que "las estaciones se marcan bastante bien excepto la primavera", añadiendo que "mientras hay días de marzo y abril hermosos y placenteros por el suave ambiente que se respira, en los mismos meses, en mayo y hasta en junio, hay otros comparables a los de enero y febrero por su baja temperatura, y molestos, además, por el impetuoso viento que sopla con rumbo del Oeste-Noroeste y Noroeste, resintiéndose, como es natural, la salud pública". Vamos, que no hay nuevo bajo el sol. Esto puede seguir, incluso, hasta junio. Así pasaba hace más de cien años.


No hay comentarios :

Publicar un comentario