San Martín del Sas, en Cornudella de Baliera



Iglesia de San Martín del Sas
 Había un antiguo municipio en el Alto Aragón que se llamaba Cornudella de Baliera. Actualmente pertenece al de Arén. Pasada esta última localidad en dirección al norte, en la N-239, hay un desvío que indica Cornudella. Lo tomamos. Estamos en la Ribagorza aragonesa más nororiental. No hay ninguna población que se llame así. Cornudella agrupaba a varias decenas de pequeñas aldeas y viviendas aisladas entre la sierra de Sis y el río Noguera Ribagorzana.
Una de estas aldeas es San Martín, cerca de El Sas. Atesora entre su breve caserío una ermita románica que enlaza con un primitivo monasterio que allí hubo en los albores de la Ribagorza. Manuel Iglesias Costa, en su libro “Arquitectura Románica” (1988), relata que hay documentos, fechados entre los años 874 y el 971, que mencionan a una comunidad religiosa establecida en San Martín. Más tarde, sus propiedades pasaron al dominio del monasterio de Santa María de Alaón, en Sopeira.
La iglesia de San Martín es un pequeño edificio, con ábside semicircular orientado al Este, puerta de acceso al Sur y espadaña en el muro de los pies. Iglesia Costa escribe que “se trata en suma de una pequeña construcción popular y elemental en nada destacable, de no tener delante unos antecedentes históricos tan lejanos y unas técnicas parecidas a las más primitivas de cuantas llevamos aquí analizadas”. Entre ellas indicaba San Aventín de Bonansa o la iglesia de Obis.
¿Qué misión tuvo este convento? Carlos Barrull Perna, en un artículo sobre Arén y el valle de Soperún entre los siglos VIII y IX , publicado en el número 4 de la revista Ripacurtia (2006), explica que “dentro del monaquismo pirenaico que en este territorio organiza Alaón encontramos otros centros cenobíticos de menor importancia que organizan diversos valles”. Entre ellos cita “San Martín del Sas (874) para el Valle de Soperuny”. Antonio Durán Gudiol, en sus estudios sobre este fenómeno en la parte occidental de la provincia lo llamó "monacocracia".


No hay comentarios :

Publicar un comentario