La tormenta de ayer

Nubes de tormenta sobre Huesca

La tormenta que ayer descargó sobre Huesca estuvo acompañada de abundante aparato eléctrico. Hubo más luz que sonido, con algunos momentos que parecían de intensa lluvia. Según informa hoy Diario del Altoaragón cayeron más de 27 litros de agua por metro cuadrado, aunque cerca de la ciudad, según datos de la estación de Arascués, no llegaron a los seis litros. Lo caído en Huesca parecía más, desde luego, al menos por lo aparatoso del episodio. 
Una tormenta como la de ayer siempre me lleva a recordar momentos parecidos de cuando era pequeño. Era algo impresionante. Nubes grises, casi negras, línea de luz rasgando el cielo, prolongados sonidos que se acercaban y alejaban en un proceso seguido con interés para saber cuándo acababa aquello. Una tormenta invita a estar en casa, tras la ventana, viendo lo que te viene encima. Solamente cuando eres adolescente te atreves a permanecer en la calle mojándote. Es un momento diferente de la vida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario