Huesca, ¿a dónde vas?

Plaza de Navarra

Huesca necesita un programa de desarrollo realizable. Una ciudad pequeña, con un nivel de servicios acorde con ese tamaño –con lo bueno y malo que ello supone- no tiene fuerza suficiente para generar su propio futuro sin ayuda exterior, bien del sector público, bien del privado. Además, aquí conmel agravante de que vamos perdiendo vagones en el convoy de la actividad económica, uno tras otro, desde hace tiempo y la cosa no acaba.
La industria, con un sector del metal potente, reventó en crisis pasadas, antes de que cambiáramos de milenio, con un epílogo hasta tiempos más o menos recientes. Aquí no fabricamos casi nada. Hasta la Administración que parecía algo sólido está en mutación y sin un futuro definido y claro. Hay que rentabilizar esfuerzos, claro.
El agua y el Canal de la Hoya parecían una buena base para desarrollar la agroindustria. Era una de las posibilidades para Huesca por su entorno y la actividad agroganadera que genera el regadío. El proyecto duerme el sueño de los justos en despachos de Zaragoza o Madrid. Es cuestión de presupuesto, supongo.
La universidad parecía hace un tiempo otra posibilidad. Se creaba empleo directo y actividad económica indirecta, se daba un servicio a la sociedad oscense y se atraía a gente de fuera. Tras las últimas noticias, corren peligro la mitad de las carreras porque no tienen masa crítica suficiente... ¿para qué? Los economistas han entrado a saco en nuestra vida. Está claro.
Hasta la actividad cultural, otro motor económico para muchas familias, parece que se desinfla como todo. Las musas o las ninfas de la Plaza de Navarra o la fachada del Casino que tanto han visto desde que existen, ¿tendrán la solución? Es un último recurso.

2 comentarios :

  1. Huesca necesita lo que en términos empresariales se denomina un plan estratégico. Dónde queremos poner la ciudad en el futuro, cómo queremos que sea, qué tipo de industria, si alguna, y en definitiva cuál es la ciudad que nos gustaría construir y crear
    Los políticos deberían ser los catalizadores y promotores de esta iniciativa, y con los asesoramientOs adecuados construir dicho plan, debatirlo y consensuar lo con los ciudadanos . Desgraciadamente, nuestros políticos , y no sólo en Huesca, carecen de la preparación, la formación y la experiencia adecuada. Una lástima.

    ResponderEliminar
  2. Esto que dices se hizo en Huesca en la década de los 90 y solamente sirvió para hacer unos reportajes en los medios. Allí quedó todo. No aprendemos.

    ResponderEliminar