Ausencia de lluvias en 1929



En abril de 1929 debían estar en Huesca como nosotros antes de las lluvias de Semana Santa. La cosa debía ser seria porque sacaron el procesión la imagen de San Lorenzo y en la Catedral se celebró la correspondiente ceremonia religiosa.
En El Diario de Huesca se calificaba la iniciativa como “piadoso y conmovedor suceso religioso”. Los oscenses, sigue la crónica, “acompañaron al Santo en filas tan interminables, que hacían dificilísimo apreciar el número de fieles que las formaban, observándose además en la procesión, la presencia de muchos forasteros de los pueblos próximos”.
Participaron el Ayuntamiento, la Diputación, el obispo y “demás autoridades civiles y militares” Colocaron al santo mártir enfrente de la imagen del Santo Cristo de los Milagros, cuya tradición habla de ser abogado para la lluvia. Todo el mundo admiró “la elocuente y emocionante palabra del superior de los Corazonistas de Barbastro”.
Al regreso, se siguió el trayecto de la procesión del Corpus. El cronista acaba deseando “que el Cielo escuche las plegarias de los oscenses y no tarde en llegar la lluvia, suspirada ahora con necesidad pocas veces sentida”. Esto se podía leer el 16 de abril de 1929. Ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero la situación –salvo el actual período de precipitaciones- es bien parecida a la de esas fechas. Hace falta mucha agua para asegurarnos el futuro. Tiene que llover más, pero mientras tanto, deberemos usar mejor el agua .

Nubes de tormenta cerca de Lascellas (2010)


1 comentario :

  1. Desde luego que tenemos que pensar que el agua es un bien común y de primerisima necesidad, aqui en Lagunaseca (donde paso grandes temporadas) han tomado la decisión de poner contadores y el que se pase de gasto le multarán.
    Un beso Julio

    ResponderEliminar